Cuidándose del sol

Pague solamente un co-pago del 25% en sus exámenes de radiología y laboratorio con el Plan Médico Santa Fe.

En los últimos años se ha detectado un aumento dramático en el cáncer de piel en nuestro país. Somos un país caliente donde brilla el sol prácticamente todo los días por ende es importante saber cómo protegerse usted y sus seres queridos de los efectos dañinos del sol.

La luz solar contiene rayos ultravioletas (UV), que son la principal causa del envejecimiento de la piel y pueden causar cáncer de la piel.

Protegerse del sol

Quemarse del sol puede aumentar significativamente el riesgo de cáncer de piel, por lo que es importante proteger la piel a cualquier edad, pero tenga especial cuidado con los bebés, niños y jóvenes.

Para ayudar a proteger:

  • pase tiempo en la sombra entre las 11 a.m. y las 4 p.m.
  • asegúrese de nunca dejarse quemar la piel
  • cuide especialmente a los niños
  • cúbrase con ropa, sombrero y lentes de sol
  • use protector solar con un factor de protección (SPF) de al menos 15 y al menos cuatro estrellas de protección UVA

Es verdad que las personas con la piel más oscura son menos propensas a contraer cáncer de piel, ya que su piel tiene cierta protección contra los rayos UV. Pero el cáncer de piel aún puede ocurrir.

Los niños y el sol

Tenga especial cuidado con los bebés y niños. Su piel es mucho más sensible que la de nosotros, y el daño causado por la luz solar podría provocar el desarrollo de cáncer de piel cuando estén grandes.

Los niños menores de seis meses deben mantenerse fuera de la luz solar directa.

Para asegurarse de que consuman suficiente vitamina D, se les recomienda a todos los niños menores de cinco años que tomen suplementos de vitamina D.

Cómo tratar las quemaduras solares

Para tratar las quemaduras solares:

  • Refresca tu piel dándote un baño frío
  • Use lociones que contengan aloe vera para calmar e hidratar su piel
  • Tome muchos líquidos para refrescarse y prevenir la deshidratación
  • Tome analgésicos, como ibuprofeno o paracetamol, para aliviar el dolor (pero no les dé aspirina a niños menores de 16 años) y reducir la inflamación causada por las quemaduras.
  • Busque ayuda médica si se siente mal o si la piel se hincha o si tiene ampollas. Manténgase alejado del sol hasta que deje de estar rojo.

Cómo ponerse protector solar

La mayoría de las personas no se ponen suficiente protector solar. Como una guía, los adultos deben intentar ponerse cerca de:

  • dos cucharaditas de protector solar para la cabeza, los brazos y el cuello o
  • dos cucharadas si estás cubriendo todo tu cuerpo mientras usas un vestido de baño

Si la capa de protector solar es muy fina, se reduce la cantidad de protección que brinda.

Si planeas salir al sol lo suficiente como para arriesgarte a una quemadura, es necesario ponerse protector solar dos veces:

  • 30 minutos antes de salir y
  • justo antes de salir

El protector solar debe aplicarse a toda la piel expuesta, incluida la cara, el cuello y las orejas, y la cabeza si ha perdido el cabello, pero es mejor usar un sombrero.

El protector solar se debe volver a aplicar después de haber estado dentro del agua, incluso si es “resistente al agua”, y después de secarse con una toalla, sudar o cuando sienta que se haya quitado.

Proteger los ojos

Un día en la playa sin la protección adecuada en los ojos puede causar una quemadura temporal pero dolorosa en la superficie del ojo, similar a las quemaduras solares.

La luz solar reflejada en la arena, hormigón y agua, y la luz artificial de las camas solares es particularmente peligrosa.

Evite mirar directamente al sol, ya que esto puede causar daño permanente a su visión.

Ropa y lentes

Use ropa y lentes que brinden protección contra el sol, como:

  • un sombrero ancho
  • una camiseta de manga larga
  • pantalones o faldas largas

Proteja sus lunares

Si tiene muchos lunares o pecas, su riesgo de contraer cáncer de piel es más alto que el promedio, por lo tanto, tenga mucho cuidado.

Preste atención a los cambios en su piel. Los cambios a revisar incluyen:

  • un nuevo lunar, crecimiento o bulto
  • cualquier lunar, peca o parche de piel que cambie de tamaño, forma o color

Informe esto a su médico lo antes posible. El cáncer de piel es mucho más fácil de tratar si se detecta temprano.

Evite las camas solares

Las camas solares y sus lámparas pueden ser más peligrosas que la luz solar natural porque usan una fuente concentrada de radiación UV.

Los riesgos para la salud relacionados con las camas solares y otros equipos de bronceado UV incluyen:

  • cáncer de piel
  • envejecimiento prematuro de la piel
  • piel quemada
  • irritación en los ojos