Bebidas alcohólicas

Pague solamente un co-pago del 25% en sus exámenes de radiología y laboratorio con el Plan Médico Santa Fe.

Cuánto alcohol debe beber

Se supone que debemos vigilar cuánto bebemos, pero ¿quiénes saben realmente qué es una unidad de alcohol?

Con tantas bebidas y tamaños de envases diferentes, desde latas a copas a pintas, sin mencionar las botellas, es fácil confundirse acerca de cuántas unidades hay en cada envase y bebida.

Use esta guía rápida para calcular cuántas unidades hay en tu jarra de cerveza o trago favorito.

Las unidades son una forma simple de expresar la cantidad de alcohol puro en una bebida.

La idea de contar unidades de alcohol es para monitorear su consumo de alcohol.

Una unidad equivale a 10 ml de alcohol puro, que es aproximadamente la cantidad de alcohol que el adulto promedio puede procesar en una hora.

Esto significa que después de una hora debería haber, en teoría, poco o nada de alcohol en la sangre de un adulto, aunque esto varía entre persona y persona.

El número de unidades en una bebida se basa en el tamaño de la bebida, así como su contenido de alcohol.

Conocer qué es una unidad lo ayudará a mantener el control de su consumo de alcohol.

Puede calcular cuántas unidades hay en cualquier bebida multiplicando el volumen total de una bebida (en ml) por su porcentaje de alcohol y dividiendo el resultado entre 1,000.

Porcentaje de alcohol x volumen (ml) ÷ 1,000 = # unidades

Por ejemplo, para calcular la cantidad de unidades en una lata de cerveza (355 ml) con porcentaje de alcohol de 4.5%:

4.5 x 355 ÷ 1,000 = 1.6 unidades

Para mantener los riesgos de salud a un mínimo, recomendamos:

  • a los hombres y a las mujeres no beber más de 12 unidades a la semana
  • esparcir estas 12 unidades durante tres o más días: 4 unidades diarias, más o menos
  • que si quiere reducir su consumo, trate de establecer días a la semana libres de alcohol: jueves y domingo, por ejemplo

12 unidades equivalen aproximadamente a 11 cervezas de lata o a 6 copas normales de vino.

Cómo evitar una resaca o goma

El alcohol te hace orinar más, lo que puede conducir a la deshidratación. La deshidratación es lo que causa muchos de los síntomas de una resaca.

Las “curas para la goma” son generalmente un mito. No hay una cura para la resaca, pero hay cosas que puede hacer para evitar una y, si tiene una, aliviar cualquier molestia.

Para evitar una resaca:

  • No beba más de lo que su cuerpo puede aguantar. Si no estás seguro de cuánto es eso, ten cuidado.
  • No beba con el estómago vacío. Antes de salir, cómase algo que incluya carbohidratos (como pasta o arroz) o grasas. La comida ayudará a que la absorción de alcohol sea más lenta.
  • Algunas personas son más sensibles a los tragos oscuros. No tome estas bebidas si ha descubierto que es sensible a ellas. Contienen sustancias químicas naturales llamadas congéneres, que irritan los vasos sanguíneos y los tejidos del cerebro y pueden empeorar la resaca.
  • Beba agua o bebidas sin alcohol entre cada bebida alcohólica.
  • Tenga en cuenta que las bebidas carbonatadas como las sodas aceleran la absorción de alcohol.
  • Beba un vaso o más de agua antes de irse a dormir. Mantenga un vaso de agua junto a la cama para beber si se despierta durante la noche.

Cómo aliviar la resaca 

Si se despierta a la mañana siguiente sintiéndose mal, probablemente no siguió nuestros consejos.

Lidiar con una resaca implica rehidratar el cuerpo para ayudarlo a lidiar con los malestares dolorosos. El mejor momento para rehidratarse es antes de irse a dormir después de una noche bebiendo.

Los analgésicos pueden ayudar con los dolores de cabeza y los calambres musculares.

Los alimentos azucarados pueden ayudarlo a sentirse menos tembloroso. En algunos casos, se puede necesitar un antiácido para calmar su estómago primero.

Un caldo de verduras o un sancocho son una buena fuente de vitaminas y minerales, que pueden recargar un sistema agotado. Su principal ventaja es que son fáciles de digerir con un estómago sensible.

Puede reemplazar los líquidos perdidos bebiendo líquidos que son fáciles para el sistema digestivo, como el agua, el agua con gas y las bebidas rehidratantes.